Tratamientos láser hombre

Clínica Doctora Barba

Eliminación de Tatuajes

Para quienes se arrepienten o se cansan de sus tatuajes, existe la posibilidad de removerlos. A lo largo de los años se han utilizado diversas sustancias y técnicas para eliminarlos, pero ninguna ha resultado lo suficientemente eficaz, ya que todos los métodos producen más o menos cicatriz al ser utilizados.

Los procedimientos más antiguos se caracterizaban por la aplicación de cáusticos fuertes (ácido salicílico, fenol, ácido sulfúrico, etc.). Mientras que los más nuevos incluyen: aplicación de cáusticos y cirugía, salabrasión, criocirugía, dermoabrasión, electrocoagulación, láser, radiofrecuencia.

Antes de la aparición del láser, existían métodos quirúrgicos bastante agresivos que consistían en extirpar la zona tatuada y añadir luego un injerto. Los resultados no eran del todo satisfactorios. En cambio, el láser permite penetrar en la piel y destruir las partículas de color; de esta forma, la tinta se fragmenta y se va disolviendo. Para eliminar los tatuajes con esta técnica, son necesarias entre cuatro y seis sesiones (a veces más) con cuatro semanas de intervalo. El procedimiento, por lo general, requiere anestesia local.

Los resultados obtenidos dependerán del color, extensión, localización y pigmentos del tatuaje. En algunos casos la eliminación es casi total, en otros se pueden fijar restos de color y en zonas como el escote o la espalda pueden aparecer cicatrices importantes. Los colores más difíciles de eliminar son los rojos y verdes, y los más sencillos los negros y azules.
El método más eficaz para borrarlos son las intervenciones con láser, cuyo precio oscila entre los 720 y los 6.000 euros. Existen también otros procedimientos convencionales de cirugía plástica como extirpaciones, estiramientos, cortes o injertos de piel que, aunque resultan más asequibles, dejan visibles señales.

El coste de este método, el único que logra eliminar los dibujos cutáneos, es elevado porque en ocasiones es preciso combinar varios tipos de aparatos láser -erbio, rubí o alejandrita- para adaptarse a diferentes profundidades y cubrir la mayor parte de la gama cromática, con el fin de atacar los pigmentos que componen los grabados, algunos de los cuales, como el rojo son más difíciles de difuminar.

El proceso de eliminación con láser se puede prolongar durante meses, puesto que la energía que emite el rayo es absorbida por los colores, que se deben fragmentar en trozos minúsculos para que el organismo los asimile y elimine, de forma que el grabado vaya aclarándose gradualmente, aunque cabe el riesgo de que el paciente "no cicatrice bien" y quede una señal. Al terminar las sesiones, entre seis y ocho, cada una de quince minutos de duración y separadas entre sí por una semana como mínimo para un tatuaje de tamaño medio, el láser deja una pequeña costra o inflamación que desaparece en pocos días y, en caso de que la zona quede sonrosada o presente quemaduras, recuperará un aspecto normal con el tiempo.
Mucha gente opta por el "cover-up" o encubrimiento a fin de camuflar el tatuaje con otro dibujo, tarea que precisa de elevadas dosis de destreza y creatividad, a la que recurren, por ejemplo, hombres que buscan disimular el nombre de una ex novia escrito junto a un corazón.

Entre las personas que acuden a los centros sanitarios para quitarse tatuajes predominan los hombres que buscan deshacerse de un dibujo que se hicieron durante el servicio militar y los jóvenes que desean acceder a determinados puestos de trabajo en los que resultan incompatibles estos adornos, como guardas jurados, policías u oficinistas de banca.
Algunos tatuadores advierten del carácter irreversible de esta práctica, por eso muchos de ellos optan por dibujos pequeños que no llamen la atención, colocados en lugares discretos como la zona lumbar o sobre el tobillo.

Su formulario no cumple con los siguientes criterios: Todos los campos (marcados con asteriscos) deben estar llenos y su contenido debe ser valido.
Por favor rellene todos los campos con *.
La dirección de correo es invalida.
El tipo de archivo/s adjunto/s es erroneo o no compatible.
  • Formulario de contacto

  • Nombre*
  • Email
  • Teléfono*
  • Mensaje
  • He leído y acepto las condiciones de uso.
    *
  • Política de privacidad*
  • * obligatorio

Localización

Madrid
Calle de Enrique Larreta, 6, 28036 Madrid
680 69 59 92
clinicadoctorabarba@gmail.com
Madrid
Calle Orense, 29, 28020 Madrid dchª, 2ºA
91 556 80 79
clinicadoctorabarba@gmail.com
ZARAGOZA
Paseo de Sagasta, 18, 50006 Zaragoza
97 621 36 66
clinicadoctorabarba@gmail.com